Repesca: Excesos

Esta entrada se quedó en un borrador, hace años en otro blog, pero después de leerla, tenía ganas de recuperarla…

Hace tiempo me mentalicé en crear un blog exclusivo para los muñecos en blogger e ir escribiendo todas las novedades de los míos, pero una y otra vez, acabo borrando todas las entradas.

Curioseo un poco en los blogs de otras personas con el mismo hobby y al ver lo”completos” que están tengo la necesidad de borrar lo poco que haya escrito en mi blog.

Las fotos que sacan son maravillosas, las historias que cuentan magnificas, tienen unos muñecos envidiables y yo me siento incapaz de sacarle partido a estos trozos de resina.

Con esto no quiero decir que me haya aburrido del hobby, simplemente no me siento capaz de estar a la altura, por eso saco fotos, escribo y borro.

En cierto modo tengo ganas de empezar de cero con ellos, pero su “personalidad” la poca que tengan pesa demasiado en mí como para cambiarlos. En parte creo que los niños que están en casa son ellos mismos al 100%, y pienso que cualquier cambio, incluso de ropa, pueda hacer que ya no sean ellos.

Prímula es un claro ejemplo de ello. Pienso que si le cambio de vestido ya no será ella, ahora mismo tal y como está es perfecta (solo necesita el maldito piano a su medida).

Después está Reira, lleva con la misma chaqueta de lana rosa, mini pantalones y las medias marrones, negras y blancas desde hace años, pero si la cambio ya no tiene el aspecto de Reira.

Tora no tiene sentido, ni pies ni cabeza. Se supone que no tiene sentido de la moda, cualquier cosa le vale, siempre y cuando tenga colorido, y le encanta juguetear con la ropa de los demás (se supone que con él iba a llenar el hueco de Colleen ya que no he podido traérmela nunca a casa). Pero desde que llegó no le he hecho ningún cambio (mismo make-up default, mismos ojos, misma peluca) y aun así tiene algo.

Luego esta el “CASO” de Daisuke. Principalmente no me gusta el molde para el personaje que tenía en mente, pero aún así es Daisuke, tiene su nombre y su ropa, aunque no su personalidad, es un ser vacío, pero tampoco necesita nada más.

Yitán es la que más juego me da porque me es muy fácil encontrarle ropa y que siga siendo ella pero soy incapaz de hacerla posar. El problema, además, es que no puedo permitirme el lujo de comprarle todo lo que veo para ella (y siempre acabo eligiendo mal).

Tsuki me supera. De todos los resinosos es con el que peor me llevo. Su cabeza me enamoró en su momento pero ahí se quedó. Odio su cuerpo, no casa la resina, las manos son horribles y tiene cero posabilidad. No encuentro su estilo y no me da ningún juego con los otros personajes.

Es demasiado frustrante como para mirarle, pero tampoco puedo meterlo en la caja o deshacerme de él.

Oriol es preciosa, pero no deja de ser una cabeza rondante en mi casa, porque el cuerpo que tiene ahora es prestado y es horrible. Necesito urgentemente un cuerpo (que ya le tengo el ojo echado, solo tengo que decidirme) y ropa, cantidades ingentes de ropa que no encuentro por ningún lado (todo es demasiado pomposo o demasiado cutre).

Odry, peor que Tsuki, a la espera de un nuevo cuerpo y cabeza. Ya veremos que hago con lo que tengo en casa.

Y por último Ichigo. Ahí está en la estantería, aburrida hasta la saciedad. Pero necesita cambios, y para mí es demasiado pequeña.

Evaluándolos me he dado cuenta que la mayoría de mis muñecos son tristes, serios y vacíos (pero esa es su personalidad, así lo han elegido). Por mucho que intente darle alegría y color tienen esa cara característica del molde. Solo una se salva, y precisamente ella era la que más mala ostia tenía..

Anuncios

Repesca: ¿Donde viven tus muñecos?

Intentando empezar con el Scene.20, me surgió una duda: la distribución que les tenia a los inquilinos del “Cherry tree”.

El caso es que hace tiempo en el foro de Café Articulado hubo un post donde cada uno hablaba sobre donde vivían (hipotéticamente) tus muñecos, pero dicho post se ha esfumado y lo he tenido que recuperar de un antiguo blog.

Tras mucho pensar decidí cambiarlo casi todo, no me encajaba ninguna historia entre si, quiero decir, mis muñecos hasta ahora siempre han vivido en mi casa, todos tienen relaciones entre ellos que han obtenido por vivir conmigo, pero ¿que pinto yo en todo esto? ¿tratarlos como muñecos con vida? ¿ser yo un ente todopoderoso? en fin, que no había pensado en como influía mi yo “viviendo en mi casa” con toda la tropa, así que he partido de una historia “diferente”.

Ahora ellos viven en un barrio de Boston hay un edificio llamado “Cherry-tree”. Es un edificio típico de la zona, de color cobrizo. Consta de 5 plantas y un bajo, donde está el garaje, el trastero y la lavandería. La primera y segunda planta es una vivienda, amplia, la del dueño del edificio, Edward, que heredó de su tia-abuela tras su muerte. En este duplex convive con las mellizas, Audrey y Oriol.
La tercera planta tiene dos apartamentos el A y el B. El apartamento A es el más grande de la planta, dos habitaciones, un estudio, baño y una cocina-comedor. El B sin embargo solo tiene una habitación, su correspondiente baño y cocina-comedor . La siguiente planta es igual aunque el apartamento A no tiene estudio, y el quinto piso, el ático, es diferente. El apartamento A es más grande que el de las otras plantas y tiene acceso a una muy pequeña terraza en la azotea. Y el apartamento B es el más pequeño del edificio.

Duplex > Residentes: Edward, Odry y Oriol

3º planta A > Residentes: Tsuki, Yitán

4º planta A > Residentes: Caleb, Tora

4º planta B > Sarah

Ático A > Resindentes: Daisuke

Ático B > Residentes: Reira, Primula