Photo: Edward hands

Toca sesión de fotos con Edward. Sigo desesperándome con las sesiones de fotos, en este caso, creo que las poses no pegan con Edward, pero si me guío por su personalidad iban a quedar unas fotos repetitivas y aburridas. Supongo que el hecho de hacer durante el último mes todas las fotos en el mismo sitio también ayuda a que me desespere, ya que intento que las fotos no sean iguales de una semana a otra.

 

Anuncios

Scene 20: Foto

 


Tras el cristal empañado se podían ver siluetas de colores yendo de un lado para otro, algunas apuradas y otras más lentas, que disfrutaban de un paseo bajo la llovizna estival.

Sarah sorbía un poco de té en una vieja taza descolorida. Ella amaba ir a aquel pequeño café en una esquina de la calle de atrás de su edificio. La vajilla era antigua, parecía porcelana, y tenía bonitos dibujos florales pintados a mano, aunque algunos habían perdido el brillo de los buenos tiempos. Le gustaba sentarse y ver la calle a través del cristal. Por lo general no era una calle muy concurrida, pero siempre descubría algo interesante que observar, un animalillo jugueteando, luces en un charco, la brisa meciendo los árboles, incluso puede que algún vecino descuidado cuya ventana abierta descubría parte de sus secretos. Otras veces, sacaba su cámara y hacía alguna foto a las viejas tazas del café, o a las ondas que formaba el té al removerlo con la cucharilla.

La campanilla de la puerta rompió el tranquilo silencio de aquel lugar, Sarah se volvió y vio una figura alta y desgarbada, con una larga melena colorada.

­-Lamento llegar tarde- le dijo el chico caminando hacia su mesa.-hubo un pequeño incidente en el edificio que requería mi atención- dijo tornando los ojos. Sarah rio tímidamente –seguro que Audrey hizo alguna de las suyas con el horno, ¿o los vecinos del ático?- preguntó divertida la chica. -Nada de lo que haya que preocuparse- respondió Edward, dando un suspiro.

Photo: Daisuke

Cada vez noto que me cuesta más sacar fotos. Aunque me paro más a colocar el muñeco, o a ver fotos en Internet para “inspirarme” y hacer la instantánea, manejar estos bichos (y en este caso a Daisuke que es gigantesco) me resulta más complicado.

PREGUNTAS PARA: Daisuke

Daisuke

Personalidad:

  • 1. ¿Tienes tics, manías, hábitos extraños u otras características que te definan? Soy incapaz de dormir sin haber echado antes un polvo, sin embargo no puedo dormir acompañado
  • 2. ¿Tiendes a discutir con las personas, o a evitar conflictos? Nunca discuto, siempre tengo la razón. Aunque mi vecina no opina lo mismo…
  • 3. ¿Eres básicamente optimista o pesimista? Optimista, siempre consigo lo que quiero.
  • 4. ¿Te gusta interactuar con grandes grupos de gente? ¿por qué o por qué no? Me encanta interactuar con grandes grupos, sobre todo si se trata de féminas desnudas, ¿por que? pues por que me divierte.
  • 5. ¿Te importa lo que los demás piensen de ti? Umm… supongo que no, hago lo que quiero cuando quiero.
  • 6. ¿Qué, si lo hay, te impacta u ofende? Que una chica me rechace. Hasta ahora la única que se me ha resistido es la chica que vive enfrente.
  • 7. ¿Cuál es tu mayor temor? No le temo a nada.
  • 8. Tres palabras que tú crees que te describen, y tres palabras con las que te describirían los demás. Cautivador, seductor y valiente. Los demás me describirían como un hombre sexy, irresistible y encantador.
  • 9. ¿Qué te hace enfadar? Que me lleven la contraria.
  • 10. ¿Cuál es tu mayor virtud y tu peor defecto? No tengo defectos, y mi mayor virtud… todo yo soy virtud.

Ficha: Daisuke

Daisuke

Nombre: Daisuke
Edad: 21 años
Nacimiento: 10 Julio 2009
Tipo: SSDelf Regen
Make-up: Aroa
Ojos: ???
Peluca: cualquiera…
Wishlist: mil kilos de ropa y de pelucas

Daisuke es mis personaje favorito en cuanto a carácter ya que me da un montón de juego al escribir sus historias. Es muy egoísta y prepotente pero también un gran actor en cuanto se trata de conseguir lo que quiere. Le gusta que lo adoren, las mujeres, el sexo, y sobretodo él mismo. Odia no conseguir lo que se propone.

Daisuke style

Scene 20: Mar

 

 

 


Todo estaba en silencio, las estrellas brillaban en el cielo, y a pesar de ser altas horas de la madrugada, todavía soplaba una pequeña brisa cálida. Un hombre alto, de cabellos rojizos, fumaba un cigarro apoyado en la barandilla de un ático en Boston. Parecía aburrido, así que decidió salir a dar un paseo.

Ya en el “Boston public garden”, a pocos metros de casa, saltó la valla, y se dirigió hacia el estanque. Se sentó en el bordillo introduciendo sus pies descalzos en el agua y encendió otro cigarro. Miraba al frente, con la mirada perdida, intentaba imaginar la brisa del mar de su ciudad natal, pero allí a miles de kilómetros del pueblo nippon el aroma marino era distinto.

Una mano fuerte se apoyó en su hombro y antes de que pudiera darse cuenta una figura oscura estaba sentada junto a él. -¿Me pasas uno?- Dijo una voz grave. El chico de pelo rojo cedió a aquel personaje el último cigarro de la cajeta. -No te acostumbres- sonrió pícaramente, y le dio otra calada al pitillo.

-Creo… que deberíamos hablar, estoy cansado de tantas peleas.- continuó la sombra oscura. -Uno de los dos debería retirarse o acabaremos mal. La última vez casi te mando al hospital.

Daisuke se resintió, su costado magullado aun le dolía, pero negaba con la cabeza. -¿Y perderme la diversión? Jamás. Tú y esa chica sois lo único que me mantiene con vida- Dijo sonriendo, pero sus ojos mostraban tristeza.

Lilly se viene a casa

Después de varios meses intentando pedir a Lilly, por fin he podido hacer su compra. Se vendrá para casa en tan skin y con ojos azules, a ver si me convence y si no ya se los cambiaré por otros.

Ahora, solo falta esperar a que llegue, y ojalá la espera no se me haga tan larga como para ir pensando en como quiero tenerla. Por una vez, quiero traerme el molde y ver después que cosas le pueden ir bien, aunque me temo que ya la tengo un poco encaminada a algo…